Hay clientes que acuden a nuestra clínica de fisioterapia en Carabanchel (Madrid) que se extrañan de ver carteles en nuestras instalaciones que informan sobre los beneficios de la electroterapia y que no dan crédito cuando les explicamos en qué consiste, a pesar de ser una modalidad terapéutica utilizada en todo el mundo con grandes resultados.

En la Clínica Puerta Bonita definimos la electroterapia como la modalidad que se vale de la corriente eléctrica para el tratamiento y mejora de enfermedades y lesiones. Actualmente, después de años de constante evolución tecnológica en esta técnica, se utilizan

aparatos que permiten realizar la electroterapia sin correr riesgos de efectos secundarios, como los TENS o los estimuladores de alta o baja frecuencia.

Los fines terapéuticos de esta técnica que realizamos en la clínica de fisioterapia en Carabanchel (Madrid) van desde los efectos antiinflamatorios y analgésico, a la mejora del trofismo, pasando por la potenciación neuromuscular, así como el fortalecimiento muscular. En menor medida, nuestros clientes nos lo solicitan para mejorar la sanación de heridas y disminución de edemas, aunque también puede servir para estos cometidos.

En una sesión de electroterapia, las corrientes eléctricas estimuladoras se transmiten a través de electrodos (que pueden ser electrodos de placas, electrodos de vacío o electrodos autoadhesivos) sobre el tejido y la zona a tratar. Pero es fundamental que se lleve a cabo por especialistas, porque en función de la corriente y de la selección de los parámetros, como la forma de impulso, la duración, el tiempo de pausa, la frecuencia y la intensidad se pueden conseguir unos efectos u otros en el organismo.