Como clínica podológica en Carabanchel, Madrid, queremos aprovechar este post para recordar la importancia de hacerte un estudio de la pisada con el propósito de poder detectar algunos defectos y evitar molestias en los pies y en la espalda. Para ello, te recomendamos que vengas a un centro profesional como el nuestro donde examinemos tus apoyos al caminar.

Los podólogos son los mejores especialistas para realizar un diagnóstico sobre la clase de pisada que tienes. Puedes hacerte una idea con algunos trucos, pero dichas comprobaciones no son fiables del todo. Una de ellas es ponerte descalzo sobre una superficie plana y mirarte los pies desde arriba. Intenta trazar una línea imaginaria que divida tus pies por la mitad. Fíjate bien en cómo quedan apoyados en el suelo: si están hacia dentro, es posible que tengas una pisada pronadora; y si es hacia fuera, hay más opciones de que sea supinadora.

En nuestra clínica podológica de Carabanchel, Madrid, te diremos qué tipo de pisada tienes con total fiabilidad. Para saber si eres pronador o supinador, también puedes mirar tus rótulas. Si al apoyar, se orientan hacia dentro, hay más posibilidades de que seas pronador que si tienden hacia fuera, más propio de los supinadores.

Para poder determinar el tipo de pisada de una persona, en nuestra Clínica Puerta Bonita situamos a los pacientes encima de una plataforma de fuerzas para estudiar el apoyo tanto en reposo como en movimiento. Así recibimos información sobre las distintas presiones plantares y podemos hacer un diagnóstico de la pisada para tratar de corregirla si fuera necesario.