Los profesionales de nuestra clínica podológica en Atocha, Madrid, están colegiados y especializados en el tratamiento de cualquier problema relacionado con los pies: infecciones por papiloma, hongos, pies cavos, problemas de callos, durezas, metatarsalgias, etc. 

Hoy queremos hablar de un problema muy común que padece aproximadamente el 20 por ciento de la población española: los pies planos. Se trata de una afección que se caracteriza por la falta de arco en la planta del pie, producida porque los tejidos que sostienen las articulaciones del pie se debilitan.

Es muy habitual en los bebés y niños pero a medida que crecen, se va formando porque los tejidos se tensan (alrededor de los 2 o 3 años de edad). Pero es posible que en ocasiones el puente nunca llegue a formarse y es en estos casos en los que es conveniente acudir a la Clínica Puerta Bonita, para que el especialista pueda confirmar el diagnóstico de pies planos.

Normalmente el pie plano no genera problemas para caminar o para usar calzado, pero es recomendable usar zapatos cómodos y con buena adherencia al suelo. Si un pie plano no produce dolor no es necesario aplicar ningún tratamiento, pero cuando sí produce molestias puede indicarse el uso de elementos ortopédicos como plantillas, cuñas o zapatos especiales. 

Sólo en casos muy extremos se recurre a la cirugía para reducir el dolor y mejorar la funcionalidad del pie, reparando el tendón y uniendo algunas de las articulaciones del pie para corregir la posición.

Si tienes dudas lo mejor es recurrir a los profesionales de nuestra clínica podológica en Atocha, Madrid.